Pulsa la lupa para buscar en la web
miércoles, 18 de mayo de 2022

No hay productos en el carrito.

Historia de la profesión

Nuestra carrera comienza con la publicación en el BOE, en aquel tiempo La Gaceta de Madrid, del Real Decreto del 4 de Septiembre de 1.850 , en la que en la exposición de motivos que el entonces Ministro de Fomento, nacido en Almuñecar (Granada) a comienzos del s. XIX, D. Manuel Seijas Lozano, dirige a la reina Isabel II, se lee entre otras cosas:

«Ocupado el Gobierno, hace algunos años, en la organización general de la instrucción pública, para ponerla en armonía con las necesidades del siglo, no podría olvidar unas de las ramas mas interesantes en ella y la que más influencia puede ejercer en la prosperidad y riqueza de nuestra patria; no bastaba dar impulso a la enseñanza clásica y mejorar los estudios literarios o científicos, para completar la obra, era preciso entre otros establecimientos importantes, crear escuelas en que los que se dedican a las carreras industriales, pudiesen hallar toda la instrucción que han de menester para sobresalir en las artes o llegar a ser perfectos químicos y hábiles mecánicos; de esta suerte se abrirán nuevos caminos la juventud ansiosa de enseñanza y apartándolos del estudio de las facultades superiores, a que afluyen hoy en excesivo número, se dedicaran a la ciencia de aplicación, a propósito de profesiones para las cuales hay que buscar en las naciones extranjeras personas que sepan ejercerlas con todo el pleno de conocimiento que exigen».

En este Real Decreto se organizaban las enseñanzas técnicas en nuestro país por primera vez en tres grados:

  • Grado Elemental, en el que con tres cursos se obtiene el título de Profesor Industrial.
  • Grado Medio, que con dos cursos más al anterior, se consigue el de Ingeniero Mecánico o Químico de Segunda Clase y con los dos el de Ingeniero Industrial de Segunda Clase.
  • Grado Superior (que aun no recibe dicha denominación), que se obtenía estando en posesión del anterior, cursando dos cursos en la escuela central del Real Instituto de Madrid se llega al de Ingeniero Mecánico o Químico de Primera y con ambos títulos se consigue el de Ingeniero Industrial, título que no llega a obtenerse y que el Real Decreto de 20 y 27 de mayo de 1.855 que reforma el plan de 1.850 obligando al estudio de cinco cursos para lograr el referido de Ingeniero Industrial, (ya sí de grado superior) eliminando la enseñanza cíclica que con el plan de 1.850 se había iniciado.

Esta es la cabecera del número de La Gaceta de Madrid del que datan las primeras directrices sobre la profesión de Ingeniero Técnico Industrial. La Gaceta de Madrid es actualmente el Boletín Oficial del Estado.

Seijas

D. Manuel Seijas Lozano

Nació en Almuñécar (Granada) en el año 1800, habiendo fallecido en Madrid el 10 de diciembre de 1868. Fue Diputado electo por Granada en las legislaturas de 1837- 1838, y en las de 1845-46 hasta 1854; luego en las de 1863, hasta su muerte. Desde que todavía joven fuera nombrado Decano del Colegio de la Chancillería de Granada, fue luego Fiscal del Tribunal Supremo. En tareas del Gobierno figuró como Ministro de la Gobernación en 1847, en un Gobierno que presidió el Duque de Sotomayor; para luego, en 1850, ser Ministro de Hacienda en el corto período que va del 29 de noviembre al 14 de enero del siguiente 1851, un mero ínterin entre Bravo Murillo y el mismo Bravo Murillo. Más adelante, en 1856, y en Gobierno que formó Narváez, Seijas fue Ministro de Gracia y Justicia; e incluso, en 1864, en un Gobierno también formado por Narváez tuvo la cartera de Ultramar.

Con la ley de 4 de Septiembre de 1.857 se sustituye la denominación de Ingeniero de Segunda por la de Perito Industrial, completándose con la de 26 de Agosto de 1.858.

El 22 de Septiembre de 1.906 se fija la duración de la carrera de Perito Industrial en cinco años y posteriormente se reconoce el derecho a ingresar en la Escuela Central de Ingenieros Industriales sin examen previo. Un nuevo Real Decreto de 1.910 crea las enseñanzas de la rama textil.

En el Real Decreto de 21 de Septiembre de 1.928 se adopta la denominación de Técnico Industrial y se suprime por Orden Ministerial de 1.942, considerando equivalentes ambos títulos de Técnico
Industrial y de Perito Industrial.

En 1.948, en el nuevo plan de estudios se determina que la carrera de Perito Industrial conste de dos cursos comunes mas tres de especialidad. Se mantienen, pues, los cinco años de carrera,
estableciéndose por Reglamento de 4 de marzo de 1.950 un examen especial para el acceso al 2o. curso de Ingeniero Industrial, examen que fue impugnado y posteriormente reconocido por sentencia del Tribunal Supremo de 8 de Junio de 1.971.

Con el plan de estudios de 1.956 se establecía un primer curso selectivo, un segundo común único con carácter selectivo y tres de especialidad.

Por Orden de 24 de Julio de 1.957 y nuevo plan de estudios se limitaba la carrera de Perito Industrial a cuatro cursos, plan que sólo cursan cinco promociones.

La ley 2/1.964 de 2 de abril sustituye la denominación de Perito Industrial por la de Ingeniero Técnico de la especialidad cursada, reduciéndose la carrera a tres años, exigiéndose el título de Bachiller Superior, quedando a extinguir la antigua de Perito Industrial, comenzando el tema de las especialidades con un equívoco sentido que, una tras otra disposición legal, otorgan a las expresiones «especialidad», «rama» y «sección».

En este punto comienza una nueva filosofía de los responsables del Ministerio denominada «Teoría de las Chimeneas» que consiste en base estrecha y prolongación casi hasta el infinito de atribuciones y competencias, estableciendo trece especialidades que después van reduciéndose en varios pasos.

El uniforme de Perito e Ingeniero Técnico Industrial se remonta a su aprobación en la Gaceta de Madrid de 29 de enero de 1911

«MINISTERIO DE INSTRUCCIÓN PÚBLICA Y BELLAS ARTES. REALES ÓRDENES

A propuesta de la Asociación de Ingenieros Industriales, S.M. el Rey (q.D.g.) ha tenido á bien autorizarles para usar uniforme idéntico al de los demás Ingenieros civiles, excepto en el distintivo, que consistirá en un regulador de fuerza centrífuga (bulto redondo), de plata, sobre un tubo en U
(bulto redondo), también de plata, cruzado por un imán y radiación (plano), de oro, orlado todo en ramas de laurel, hojadas y con bayas de oro, surmontado el todo de la Corona Real en oro.

De Real orden lo digo á V.I. para su conocimiento y demás efectos. Dios guarde á V.I. muchos años. Madrid, 15 de Diciembre de 1910.

BURRELL
Señor Subsecretario de este Ministerio.».

Y la Gaceta de Madrid de 19 de julio de 1924.

«Ilmo. Sr.: Vista la Real Orden del Jefe del Gobierno, Presidente del Directorio Militar, creando un uniforme de servicio ordinario para los Cuerpos de Ingenieros Civiles del Estado dependientes del Ministerio de Fomento, dictada con fecha 25 de Junio último, S.M. el Rey (q.D.g.) ha tenido a bien disponer que se haga extensiva, en los mismos términos, la mencionada disposición para los Ingenieros Industriales.

Lo que de Real orden comunico a V.I. para su conocimiento y efectos. Dios guarde a V.I. muchos años. Madrid, 14 de Julio de 1924.

El Subsecretario encargado del despacho.

AUNOS
Señor Jefe superior de Industria.».

Copia de ejemplar de la Descripción del Uniforme de los Peritos Industriales.

Más sobre el Colegio

Archivados

Activar Notificaciones    OK No gracias